Desarrollo de software

Actualmente en alumnos de la informática estamos viendo un enfriamiento en los proyectos de nuevas soluciones, o así me parece a mí. Se siente como si en verdad hemos llegado a ese punto en orden no hay más nada que inventar y nos disponemos a optimizar eso que ya hemos creado.

Esa es la sensación general cuando vemos que nadie se dedica, por ejemplo, a desarrollar un sistema web diferente a los más comerciales y tiene sentido pues ¿Quién va a dedicar tiempo a construir algo propio cuando lo gratuito es tan bueno? Nadie.

Nadie, si hacemos una encuesta de cuantos programadores hoy en día crean sus propios gestores de contenido, el porcentaje va a ser muy bajo, y en contraste veremos que los que diseñan el frontón de una página web van ganando más popularidad.

¿No se necesitan programadores? Sí, pero para hacer modificaciones sencillas, al menos que desees hacer algo muy especial con tu página web, lo que sí es necesario de toda, todas, es un bien diseñador que le de ese toque único a las herramientas que todos usamos.

El desarrollo de softwares, por lo menos a nivel más popular parece estar muerto y es que si algo tiene la tecnología es que se automatiza, incluso si es afecta al destino de sus propios practicantes.

Si, quizá lleguemos al día en que un programador solo sea un profesional bajo la tarea de solucionar los problemas que se hayan ido presentando con el uso de tal o cual herramienta; quizá ya no se deba aprender a programar, pues todo estará creado, incluso más allá de la imaginación.