Vivir en tecnología

Entre los seres humanos de sociedad ha nacido una nueva necesidad, una necesidad que quizá muchos consideren como no-básica, pero que cada día se hace más indispensable cubrir. Muchos dirán que exagero cuando digo que existen personas que prefieren comprar el iPhone nuevo a comer, esa es la verdad, por muy lamentable que parezca.

Si, esa gente que compra el iPhone y que lo hace una prioridad sobre las prioridades más básicas del ser humano sabe que la tecnología es algo que necesita en la vida. Un teléfono, sin ir muy lejos, se convierte en  un asistente diario que trabaja las 24 horas y que nos facilita mucho la vida. Desde un teléfono podemos pagar cuenta, pedir taxi, hacer la compra, programar la agenda, hacer reuniones y un sinfín de cosas.

No, ya no hay duda alguna de que somos dependientes de la tecnología, y ya no te digo que es una dependencia ligera, es más bien  un punto tal en que si perdemos nuestro teléfono es como si nos quitaran una pierna.

Ahora bien, la tecnología es cara, si no fuese así, no tendríamos que elegir entre comer y compara el nuevo teléfono inteligente y aquí se plantean necesidades alternas a la seguridad que es necesario que revisemos.

Si yo lleno mi cada con la lavadora inteligente, con el televisor inteligente y cualquier otra enser inteligente, es casi como haber llenado las paredes con un baño de oro; es decir, es algo costoso y luego de que lo hacemos, pensamos ¿es seguro que  tenga todo aquí? ¿Qué tal si pongo más seguridad?

Seguramente tú, quien acumula tecnología has llamado a cerrajeros horta para que mejoren la seguridad de tu casa. Esos cerrajeros poblesec llegan y adivina que te recomiendan: ¡más tecnología! Porque, por supuesto, la última tecnología es la mejor defensa con tras los ladrones de aparatos electrónicos.

Se convierte en un ciclo del que no salimos; créeme que no salimos de allí. Vivimos en tecnología, respiramos tecnología y la solución a las necesidades tecnologías es, por supuesto más tecnología.

Esto no se va a acabar y es que nos hemos acostumbrados a venir de esa manera. Cada día querremos cosas más caras y evidentemente, la misma tecnología nos va a proveer las herramientas para que protejamos eso que tanto deseamos de los posibles robos; por supuesto, con un precio bastante elevado.

Si bien la tecnología, en números, es cara, para nosotros no lo es tanto, y es que hay algo que no se puede nagra con la tecnología; el valor que le damos siempre supera lo que podamos hasta, de hecho, yo creo que si tuviésemos más dinero, aún más gastaríamos en tecnología.