Tecnología que resiste violencia

Es un sueño dorado, tener dispositivos electrónicos que resistan tanto que pueden recibir derrames de cualquier líquido sobre él, caídas de grandes alturas, que un carro le pase las ruedas por encima y hasta que reciba martillazos, pero eso no es tan cierto como muchos anuncios publicitarios hacen ver para que caigas en esas promesas engañosas. Es cierto que son menos frágiles que otros dispositivos del mercado, pero jamás tendrán súper poderes, así que dejemos de comportarnos como niños, creyendo tales hazañas.

Uno de los avances tecnológicos, que deben resistir la violencia por completo, son las que están hecha para la seguridad de la propiedad que a su vez están incidiendo en la seguridad de los individuos. Una cerradura con sistemas mecánicos han dejado claro que no son los mejores que los cerrajeros recomiendan http://cerrajerossantjustdesvern.com.es/, por su facilidad para que los vándalo irrumpan en el establecimiento. Otros elementos de seguridad como puertas acorazadas han demostrado tener una capacidad de resistencia ante la violencia que es muy alta, pero si existiese alguna vulnerabilidad en la cerradura, el trabajo de cualquier cerrajero se echaría por el suelo.

Me parece muy chistoso el video que se hizo viral donde un chico golpea un celular con un martillo para demostrar que era muy resistente. Tomo el mensaje de la publicidad literalmente volviendo añicos al dispositivo. Aunque se hace alarde una pantalla que recibe más golpes sin que sufra algún daño de una marca reconocida de celulares, no es que el dispositivo tenga súper poderes o este bendecido por la gracia divina, es solo publicidad, lo que se busca es minimizar la fragilidad de tales celulares con respecto a otros del mercado.

Se puede ser tan destructivo, de manera inconsciente como de manera consciente, cuando el bolsillo afecta se puede tener mayor cuidado pero cuando el dinero no es lo que importa hay quienes dañan, rompen, extravían cada cosa que compran sin mayo remordimiento. Luego de haber invertido dinero en comprarme cualquier equipo tecnológico, ni por error buscaría hacer una prueba para verificar si es cierto que le fabricante me dijo la verdad sobre su resistencia.

No solo he visto como en medio del ego mis amigos dañan sus dispositivos, hace un tiempo por competencia, se han retado para sumergir en una jarra de cerveza sus preciados teléfonos para demostrar cuál de los dos resistía los embates del líquido, como si ellos hubiesen sido los fabricantes de tales dispositivos. De la manera más estúpida vi como se hundían en el liquido, asombrada con mayor estupidez, realizaban llamadas, viendo como cada uno dejaban de funcionar, en mente de que solo uno duro más tiempo en apagarse, se vanagloriaban pero sin darse cuenta de la estupidez cometida, ambos los perdieron.

Defendieron con mucha más euforia que los propios creadores de la tecnologías, dos simples mortales, consumidores finales que han sido preso de las virtudes de la publicidad desmedidas, hay que tratar de no caer este graso error, colocar los pies sobre la tierra, para saber hasta donde realmente llegan los avances tecnológicos.